¿Qué es un stop loss?

Buena pregunta, este es un post básico para cualquier persona que esté interesada en invertir en bolsa.

Mucha gente que se inicia en bolsa no sabe qué es un stop loss, pero es algo básico que se debería de saber. Para poner un ejemplo de qué es el stop loss digamos que es la red de seguridad del trapecista. ¿Os acordáis cuando íbamos al circo y salían los trapecistas cruzando de un trampolín a otro por una cuerda con una barra larga y una red abajo? Pues es exactamente eso. La red que no tiene por qué utilizarse pero que está ahí por si acaso pasa algo.

¿Cómo funciona el stop loss?

Para una operación en largo, el stop loss se pone por debajo del valor de compra con la finalidad de limitar pérdidas. Si baja el precio de la acción, estas se vendan de forma automática. Se pone con tal de no perder demasiado dinero, que no se produzca una catástrofe en nuestra operativa.

Para entenderlo mejor, vamos a ver un ejemplo práctico con diferentes escenarios. Los escenarios son las posibilidades de que ocurra una cosa u otra.

Nos interesa comprar una acción porque pensamos que va a subir. El precio de la acción es de 6,5 euros la acción y queremos comprar 2.000 acciones. Antes de darle a la opción de compra tendremos que marcar el stop loss por si acaso nada más comprar la acción empieza a bajar. Hemos pensado en marcar el stop loss al 1%.

Si ponemos un stop loss al 1% y vamos a comprar a 6,5 euros la acción, el stop loss lo marcaremos en 6,435. En este caso estamos dispuestos a perder un 1% del dinero invertido, con lo que, como máximo perderemos 130 euros.

  • Escenario 1. La acción sube y vendemos.

En el primer escenario, la acción empieza a subir, en el momento 1/2 vale 6,552, sube un 0,8%. La mantenemos en cartera y en el momento 1/3 llega a 6,591 ha subido un 1,4% pensamos que no va a subir más. Vendemos habiendo obtenido una rentabilidad de 1,4%, 172 euros teniendo en cuenta nuestra inversión.

  • Escenario 2. La acción baja.

Hemos comprado la acción, con el stop loss a 6,435 ya que es el 1% de nuestro precio de compra. Ha cambiado la tendencia. Empieza a haber ventas y baja el precio de la acción. En el momento 1/2 marca 6,474, estamos perdiendo un 0,4%, como no llega al 1% marcado, las acciones siguen en nuestro poder. Pero en el momento 1/3 la acción marca 6,43, en este momento las acciones ya no están en nuestro poder. Se han vendido de forma automática, nosotros pusimos la red de seguridad en 6,435 y ahora el precio de la acción está por debajo, por lo que hemos “firmado” una pérdida del 1%, en dinero 130 euros. Si ese día la acción hubiera marcado una bajada de un 5% no habría pasa nada. Porque la hemos podido vender a tiempo de que bajase más.

  • Escenario 3. La acción sube y la mantenemos en cartera.

En este escenario, la acción en el momento 1/2 ese a 6,474, perdemos un 0,4 como en el caso anterior. Pero seguimos dentro de la operativa y no vendemos ni salta el stop. Pero a partir de ese momento empiezan las compras, la acción comienza a subir y en el momento 2/3 está a 6,552, ganamos un 0,8%. Ya estamos por encima del valor de compra por lo que si vendemos ahora ganamos dinero. Decidimos mantener la acción hasta que tomemos la decisión de venderla.

¿Cómo trabajar con el stop loss estático?

Como se ha explicado a lo largo del post y se ha visto en varios ejemplos, el stop loss es una herramienta muy útil a la hora de realizar operaciones. Considero que es más útil en operaciones de trading, las que se compran y venden en una jornada como máximo, que en otras más a largo plazo. Aún así yo siempre recomiendo utilizarlo aunque variando el porcentaje que estamos dispuestos a perder.

Con un stop loss dinámico la cosa cambia. Puede moverse automáticamente con la fluctuación de la acción, así nos quita el trabajo de ir cambiándolo a nuestro antojo. Nos permite despreocuparnos mucho más de las acciones que el estático, pero he considerado explicar el estático porque no todos los brokers disponen del dinámico. Siempre es mejor aprender a conducir con un coche con marchas y si un día conducimos uno automático, no nos será difícil adaptarnos a él, al contrario cuesta bastante más.

Antes de ponerlo tenemos que analizar y saber cuánto estamos dispuestos a perder en una sola operación. A partir de ahí marcamos nuestro stop loss. Habrá inversores que lo marque en el 0,7% otros en el 3%, eso depende de vuestra propensión al riesgo y características personales.

Un ejemplo

Una vez marcado, lo que recomiendo es ir observando la acción. En caso de que comencemos a tener beneficios, modificamos el stop loss. Os adjunto una captura de un Excel muy básico donde se puede ver claramente.

stop loss

Aquí se ha marcado un stop loss del 0,6%, saltaría si la acción pasar a valer 6,461 (casillas naranjas). La pérdida sería de 78 euros. En azul la inversión y número de acciones, en amarillo el precio de compra de la acción. En la primera columna aparecen los diferentes stop loss en función del precio de la acción (columna 3).

Con lo que si compramos a 6,5 ponemos el stop al 0,6%. En caso de que la acción suba podríamos ir modificando nuestro stop loss, lo iríamos aumentando de precio. Por ejemplo, si la acción pasa a subir un 2,2% (fila 20) con un precio de 6,643 estamos con 276 euros en positivo. Aunque no será nuestro dinero hasta que no vendamos las acciones. Si por lo que sea, igual que ha subido, baja otra vez, sin haber cambiando nuestro stop loss, que sigue en 6,461 y la acción toca ese precio. Se venderían automáticamente y perderíamos 78 euros.

En cambio, si en vez de haber dejado nuestro stop loss fijo en 6,461 lo hubiéramos movido cuando la acción marcaba 6,552 (fila 13) y hubiera pasado lo mismo, en este caso habríamos salvado nuestra inversión. Al tocar 6,513 se habrían vendido y nuestro beneficio habría sido del 0,2% (fila 10) 16 euros. Por lo menos no habríamos perdido los 78 euros del caso anterior.

Si cuando la acción vale 6,643, marca una subida del 2,2% y en ese momento movemos el stop a 6,603. Al cambiar de tendencia y bajar cuando la acción hubiera tocado el 6,603 habríamos ganado poco menos de 198 euros (fila 17).

Conclusiones

Recomiendo utilizar siempre stop loss, no cuesta nada poner la cuerda de seguridad por si pasa algo en el mercado. Debéis recordar que las acciones fluctúan y la volatilidad de éstas dependen de muchos factores. Como no podemos controlar esos factores, debemos asegurarnos de poner a buen recaudo nuestro dinero. Atendiendo al precio de la acción con un stop estático podemos obtener grandes beneficios aunque la acción cambie de tendencia.

Javier Valiente

Leave a Reply Text